RUMI

Cada árbol y cada planta del prado
parece estar danzando;
aquéllos con ojos comunes
sólo los verán fijos e inmóviles.

30 jun. 2011

5 pasos para superar el miedo a impulsar tu proyecto soñado

5 pasos para superar el miedo a impulsar tu proyecto soñado

Resumen: ¿Tienes problemas o sientes miedo de impulsar el proyecto o el emprendimiento con el que has soñado toda tu vida? Entonces en este artículo te digo cómo enfrentar ese temor y cómo ponerte en acción para llevarlo a la realidad.

Este fue uno de los obstáculos de unos de los lectores de mi boletín, Fabián, gentilmente me envió al inscribirse en mi boletín.

Él me expresaba su fuerte miedo de impulsar su proyecto soñado y renunciar a su trabajo en relación de dependencia con una empresa que le resulta monótono y lo ejerce desde hace varios años, y en el que sigue estando por el sueldo para así satisfacer sus necesidades y las de su familia.

Muchas veces lo que ocurre en las situaciones que nos toca enfrentar es que nos “atamos” a una sola forma de ver las cosas que nos mantiene inmóviles; mientras que, si “abriéramos” nuestra mente para delinear/imaginar/crear nuevas posibilidades, podríamos elegir aquella que más poder nos diera, aquella que más nos conviniera para ponernos en acción en consonancia con ella.

Esta es mi invitación del día de hoy…

  • Amplía tu mente.
  • “Ábrete” a diferentes opciones para que luego puedas elegir aquella que mayor poder te da.
  • Suéltate de lo que “tiene que ser”, de lo que “debería ser” o “debería hacerse”.
  • Suéltate y permite que las ideas fluyan.
  • Date el permiso de visualizar nuevas oportunidades porque esta es la fuente de creación para que luego manifiestes en el plano físico todo lo que desees.

¿A qué me refiero cuando te invito a que “abras” tu mente?

En el caso particular de mi lector Fabián por ejemplo, ¿quién le dijo a él que tenía que renunciar a su trabajo en relación de dependencia para iniciar su proyecto?

Muy probablemente ésta sea la interpretación que le está impidiendo avanzar.

Partiendo de la interpretación de que “debería renunciar a su empleo para iniciar su proyecto” está generando en su ser una inercia que ni siquiera le permite empezar, ya que, según esta línea de pensamiento, debería primero renunciar a su empleo actual para comenzar a dedicarse de lleno a su emprendimiento.

Este pensamiento le ocasiona pesar, miedo e inacción ¡aún antes de pensar en la posibilidad de comenzar los pasos para emprender su proyecto anhelado! Con la consiguiente baja en su motivación, pre-ocupación (que es ocuparse antes de lo que aún no ha sucedido). ¿No suena acaso “loco” esto? Lamentablemente así nos hemos acostumbrado los seres humanos a vivir: atados al pasado y al futuro, pero nunca centrándonos en este único momento que en verdad existe, el presente.

¿Te das cuenta el poder (negativo o positivo) que tiene partir de un determinado pensamiento o interpretación en tu mente?

Si mi lector partiese del siguiente pensamiento…

“Sueño con emprender X proyecto y podría comenzarlo ahora aprovechando y valorando los recursos que tengo en este momento y la sensación de seguridad y estabilidad que me brinda mi empleo actual, mientras avanzo paso a paso para conseguir los objetivos…”.

¿Qué piensas que ocurriría en él? ¿Cómo se sentiría?

Este pensamiento muy probablemente lo haría sentir entusiasmado, porque está poniendo foco en lo que SÍ puede hacer, en lo que SÍ puede utilizar, en lo que SÍ puede crear en el PRESENTE; en lugar de enfocarse en lo que debería dejar, en lo que perdería en el FUTURO (¡que no existe! Sólo es una ilusión de la mente). ¿Comprendes cuál es el punto aquí?

Entonces, estos son los tips que hoy te propongo para lidiar con este miedo…

1) “Escucha” y escribe tus pensamientos, está “al acecho” de tu conversación interna e interpretaciones sobre la situación que te está aquejando.

Haz de esto una práctica, que se te haga costumbre.

Auto-observarte es comenzar a hacerte consciente de tu vida y de tus elecciones y por consiguiente, de tus acciones y los resultados que tengas de esas acciones.

2) ¿Qué posibilidades se abren o se cierran a partir de ese pensamiento?

Es importante que identifiques esto para que puedas crear nuevas opciones en el siguiente paso.

3) ¿Qué otros pensamientos (o imágenes, visualizaciones, dibujos que representen eso) de POSIBILIDAD podrías generar que sean completamente distintos al pensamiento o interpretación de la situación de la cual partiste?

Escribe/Diseña aquellos nuevos pensamientos y/o situaciones que “ABRAN” posibilidades, que te permitan fluir, crear, generar, imaginar, soltar, construir, edificar.

4) De los pensamientos o diseños de posibilidad escritos/dibujados en el paso 3, ¿cuál es aquel que mayor PODER te da?

Si no encuentras alguno que te convenza, puede que estés muy “enfrascado” en la “no-posibilidad” de tu mente. Te recomiendo en este caso, que pidas ayuda, que hables con personas que pueden ayudarte a abrir tu mente a nuevas ideas que hasta este momento “no habías visto” en tu mente como posibles.

5) Enfócate en el PRESENTE y ponte en acción.

El pasado ya pasó, no existe, sólo quedó en tu memoria en forma de interpretaciones sobre lo sucedido. Sólo tienes poder de re-interpretar ese pasado en el presente de manera de que te sirva para hacer lo que necesitas hacer AHORA.

El futuro tampoco existe, sólo es una ilusión también de tu mente. Sí sirve que utilices el poder de tu mente ahora para ir creando paso a paso la realidad que quieres vivir; pero NO te hará bien si te “mantienes” en ese futuro con ANSIEDAD olvidándote del poder de este instante presente que es lo único que tienes y como siempre digo, es en donde reside LA posibilidad de crear cualquier cosa que quieras crear.

Entonces, sácate de encima los miedos y los pensamientos que te pesan. Piensa esto como si movieras todo tu cuerpo “arrancándotelos” de ti. Prueba hacerlo, haz un movimiento corporal fuerte, párate y haz de cuenta que te sacas de encima lo que te está presionando moviendo rápida y enérgicamente tus brazos, tus pies, tus piernas (me dirás que estoy loca, pero no).

Luego siéntate, toma un papel y lápiz y ponte a diseñar qué quieres que ocurra con tu proyecto y comienza AHORA con el primer paso, la primera acción y así sucesivamente.

Te aseguro que con el paso a paso que tengas delineado, la acción que emprendas día a día, te encontrarás de repente con esa realidad que tanto habías soñado. Y es posible. Te lo digo por propia experiencia.

Así he logrado todo lo que he logrado hasta hoy. Enfocándome en mi presente, valorando lo que tengo, honrando las experiencias vividas por más difíciles que hayan sido o sean, aprendiendo de los errores e impulsándome con convicción hacia mis sueños que siento que YA SON (aún los que todavía no han sido manifestados en el plano físico), entonces sólo hace falta seguir un camino para encontrarme con ellos.

Tú haz lo mismo. Enfócate en tus sueños, en tu presente y crea un camino para llegar a ellos. ¡Ah! Y presta atención a tus pensamientos, emociones y cómo generan reacciones en tu cuerpo. Todo esto te “habla” de ti. Puede proporcionarte información muy valiosa que puedes utilizar como plataforma para crear una vida memorable.

Si yo he podido, ¡tú también vas a poder!


Sobre la autora:
Ana Cecilia Vera es La Primera Coach especializada en ReINgeniería de Vida, dirigida a emprendedores y profesionales con espíritu inquieto y de servicio en proceso de descubrir su verdadero potencial para dar lo mejor de sí al mundo mientras son excelentemente recompensados. Si estás listo para crear algo más grande para tu vida y comenzar a disfrutarla al máximo en abundancia, bienestar, amor y libertad, reclama tu Reporte GRATIS ahora en http://www.hacialoquequierasser.com

27 jun. 2011

Arte y ciencia del coaching: Leonardo Ravier

http://www.intecca.uned.es/descarga_dif.php?id=23d2f945fb46b9e87fb39ffc450cdbae

David Brooks: el animal social



Cuando llegué a mi trabajo actual me dieron un buen consejo que fue entrevistar a 3 políticos cada día. Y de tanto contacto con políticos puedo decirles que todos son, de una u otra manera, fanáticos emocionales. Adolecen de lo que llamo «demencia logorrea», es decir, que de tanto hablar se vuelven locos. (Risas) Pero tienen una habilidad social increíble. Cuando los conocemos, se meten en nosotros, nos miran a los ojos, invaden nuestro espacio personal, nos masajean la parte posterior de la cabeza.

Hace varios meses cené con un senador republicano que mantuvo su mano en mi muslo interno durante toda la comida, apretándolo. Una vez, esto fue hace años, vi a Ted Kennedy y Dan Quayle reunidos en el podio del Senado. Y eran amigos y se abrazaban y se reían y sus caras estaban así de cerca. Y se movían, se apretaban, movían sus brazos hacia arriba y abajo mutuamente. Y yo pensaba: "Vayan a una habitación. No quiero ver esto". O sea, tienen habilidades sociales.

Otro caso: ciclo electoral pasado, yo estaba siguiendo a Mitt Romney por Nueva Hampshire y él estaba en campaña con sus 5 hijos perfectos: Bip, Chip, Rip, Zip, Lip y Dip. (Risas) Y va a una cafetería. Entra a la cafetería, se presenta ante una familia y dice: "¿de qué pueblo de Nueva Hampshire son Uds? Y luego describe la casa que él tenía en ese pueblo. Y así va por el salón y a medida que va abandonando el lugar llama por el nombre a todos los que conoció. Yo pensaba: "Bien, eso es habilidad social".

Pero la paradoja es que cuando muchas de estas personas pasan a "hacer política" esa conciencia social desaparece y empiezan a hablar como contadores. Así que a lo largo de mi carrera he cubierto una serie de fracasos. Enviamos economistas a la Unión Soviética, cuando se disolvió, con planes de privatización y lo que en realidad necesitaban era confianza social. Invadimos Irak con un ejército ajeno a las realidades culturales y psicológicos. Tuvimos un régimen de regulación financiera en base al supuesto de que los corredores bursátiles eran criaturas racionales que no harían algo estúpido. Durante 30 años he estado cubriendo la reforma escolar y básicamente hemos reorganizado los cuadros burocráticos -escuelas públicas, privadas, cheques escolares- pero hemos tenido resultados decepcionantes año tras año. Y el hecho es que la gente aprende de la gente que ama. Y si no hablamos de la relación individual entre profesor y alumno no estamos hablando de esa realidad, pero esa realidad es excluida del proceso político.

Y eso me hace cuestionar lo siguiente: ¿Por qué las personas más sociales del planeta se deshumanizan de tal forma cuando piensan en política? Y llegué a la conclusión de que esto es un síntoma de un problema mayor. Que, durante siglos, hemos heredado una visión de la naturaleza humana basada en la noción de que somos seres divididos, de que la razón está separada de las emociones y que la sociedad progresa en la medida en que la razón pueda reprimir las pasiones. Y eso nos lleva a ver a la naturaleza humana como individuos racionales que responden de manera directa a los incentivos. Y nos lleva a formas de ver el mundo en las que la gente trata de usar supuestos físicos para medir el comportamiento humano. Y eso ha producido una gran amputación, una visión superficial de la naturaleza humana.

Somos muy buenos para hablar de cosas materiales pero somos muy malos para hablar de emociones. Somos muy buenos para hablar de habilidades, de seguridad y salud, pero somos muy malos para hablar de carácter. Alasdair MacIntyre, el famoso filósofo, dijo que "tenemos los conceptos de la moral antigua, de la virtud, el honor, la bondad, pero ya no tenemos un sistema con el que conectarlos". Y eso nos ha llevado a un camino superficial en la política pero también en toda una gama de actividades humanas.

Puede verse en la manera de criar a nuestros hijos pequeños. Uno va a una escuela primaria a las 3 de la tarde y ve a los niños salir y llevan esas mochilas de 35 kilos. Si el viento los hace caer quedan como escarabajos atascados en el suelo. Uno ve estos autos -por lo general Saab, Audi y Volvo- porque en algunos barrios es socialmente aceptable tener un coche de lujo siempre y cuando venga de un país hostil a la política exterior de EE.UU., eso está bien. Los van a buscar estas criaturas que denomino «súper mamás», mujeres de carrera de gran éxito, que se han tomado un tiempo para asegurarse que todos sus hijos entren a Harvard. Y se nota quien es una súper mamá porque realmente pesan menos que sus propios hijos. (Risas) Así, al momento de la concepción, están haciendo ejercicios de glúteos. Los bebés salen y le muestran tarjetas didácticas en mandarín a las cosas.

Vuelven a casa y quieren que sean iluminados así que los llevan a la heladería Ben & Jerry con su propia política exterior. En uno de mis libros yo bromeaba con que Ben & Jerry haga un dentífrico pacifista que no mate gérmenes sino que les pida que se vayan. Sería un éxito de ventas. (Risas) Y van a Whole Foods para obtener su fórmula para bebés. Whole Foods es una de esas tiendas progresistas de comestibles en la que los cajeros parecen estar a préstamo de Amnistía Internacional. (Risas) Allí compran esos bocadillos a base de algas llamados Veggie Booty con col rizada, que son para niños que llegan a casa y dicen: "Mami, mami, quiero un bocadillo que ayude a prevenir el cáncer colon-rectal".

(Risas)

Los niños se crían de una cierta manera, sumando logros de cosas que podemos medir: preparación para el SAT, oboe, fútbol. Ingresan a universidades competitivas, consiguen buenos empleos y, a veces, tienen éxito de manera superficial y ganan muchísimo dinero. Y, a veces, se las puede ver en lugares de vacaciones como Jackson Hole o Aspen. Y se han vuelto elegantes y delgadas -realmente no tienen muslos; tienen unas pantorrillas elegantes sobre otras. (Risas) Tienen hijos por su cuenta y han logrado un milagro genético al casarse con gente guapa por lo que sus abuelas parecen Gertrude Stein y sus hijas Halle Berry -no sé cómo lo han hecho. Llegan allí y se dan cuenta que está de moda tener perros de un tercio de la altura del techo así que consiguen esos perros peludos de 70 kilos que parecen velociraptores, todos con nombres de personajes de Jane Austen.

Y luego, cuando llegan a viejos, no han desarrollado una filosofía de vida pero lo han decidido: "He tenido éxito en todo, no voy a morir". Así que contratan entrenadores personales y toman sildenafilo como mentas para el aliento. Se les ve en las montañas allá arriba. Hacen esquí de fondo en la montaña con estas expresiones sombrías que hacen que Dick Cheney parezca Jerry Lewis. (Risas) Y le pasan zumbando a uno como si lo pasara un Raisinet de hierro que sube la colina.

(Risas)

Y esto es parte de la vida, pero no es toda la vida. Y en los últimos años creo que hemos tenido una visión más profunda de la naturaleza humana y una visión más profunda de lo que somos. Y no se basa en la teología o la filosofía sino en el estudio de la mente en todas estas esferas de investigación desde neurociencia hasta científicos cognitivos, economistas del comportamiento, psicólogos, sociología; estamos desarrollando una revolución en la conciencia. Y cuando sintetizamos todo nos está dando una nueva visión de la naturaleza humana. Y lejos de ser una fría visión materialista de la naturaleza es un nuevo humanismo, un nuevo encanto. Y creo que al hacer una síntesis de la investigación uno empieza con 3 ideas clave.

La primera idea es que mientras la mente consciente escribe la autobiografía de nuestra especie la mente inconsciente hace la mayor parte del trabajo. Por eso una manera de formularlo es que la mente humana puede recibir millones de informaciones por minuto, de las cuales puede ser consciente de unas 40. Y esto conduce a cosas raras. Una de mis favoritas es que los Dennis tienden inexorablemente a ser dentistas, y que los Lawrence tienden a ser abogados porque inconscientemente decantan las cosas que suenan familiares, razón por la cual yo llamé a mi hija Presidenta de EE.UU. Brooks. (Risas) Otro hallazgo es que el inconsciente lejos de ser tonto y sexual es bastante inteligente. Una de las cosas más exigentes cognitivamente que hacemos es comprar muebles. Es muy difícil imaginar cómo va a quedar un sofá en la casa. Y la manera en que uno debe hacerlo es estudiar el mueble dejar que la idea madure en la cabeza, distraerse, y luego unos días después seguir el instinto porque inconscientemente uno se lo ha imaginado.

El segundo hallazgo es que las emociones están en el centro de nuestro pensamiento. Las personas con golpes y lesiones en las partes que procesan las emociones en el cerebro no son súper inteligentes, en realidad a veces se sienten impotentes. Y el gigante en este campo está en la sala esta noche y va a hablar mañana por la mañana: Antonio Damasio. Y una de las cosas que él realmente nos muestra es que las emociones no están separadas de la razón sino que son el fundamento de la razón porque nos dicen qué valorar. Por eso leer y educar las emociones es una de las actividades centrales de la sabiduría.

Soy un hombre de mediana edad; no estoy muy cómodo con las emociones. Una de mis historias favoritas del cerebro describe a estos tipos de mediana edad. Los pusieron en un escáner cerebral -por cierto, la historia es apócrifa pero no importa- y les hicieron ver una película de terror. Luego tenían que contarle lo que sintieron a sus esposas. Y los escaneos cerebrales fueron idénticos en ambos casos. Era terror puro. Así que yo hablando de la emoción es como Gandhi hablando de la gula, pero eso es el proceso de organización central de la manera que pensamos. Nos dice qué imprimir. El cerebro es el registro de los sentimientos de una vida.

Y el tercer hallazgo es que no somos individuos eminentemente autónomos. Somos animales sociales, no animales racionales. Salimos de relaciones, y estamos muy compenetrados unos con otros. Y así, cuando vemos a otras personas volvemos a representarnos en la mente lo que vemos en sus mentes. Cuando vemos una persecución en coche en una película, es casi como si estuviéramos sutilmente en una persecución. Cuando miramos pornografía es un poco como tener relaciones sexuales, aunque quizá no sea tan bueno. Y vemos esto cuando los amantes caminan por la calle, cuando una multitud en Egipto o Túnez se ve atrapada en un contagio emocional, la compenetración profunda. Y esta revolución en lo que somos nos da una manera diferente de ver, creo, la política, una manera diferente -esto es más importante- de ver el capital humano.

Somos hijos de la Ilustración francesa. Creemos que la razón es la más alta de las facultades. Pero creo que esta investigación muestra que la Ilustración británica, o la Ilustración escocesa, con David Hume, Adam Smith, tenía un mejor manejo de quiénes somos: que la razón a menudo es débil y nuestros sentimientos fuertes y que los sentimientos a menudo son dignos de confianza. Este trabajo corrige el sesgo de nuestra cultura, ese sesgo de profunda humanización. Nos da un sentido más profundo de lo que significa realmente prosperar en esta vida. Cuando pensamos en el capital humano pensamos en las cosas que podemos medir fácilmente; como títulos, pruebas de aptitud, grados, cantidad de años de escolaridad. Que nos vaya bien, tener una vida con sentido, son cosas más profundas, cosas que ni siquiera sabemos nombrar. Así que déjenme enumerar un par de cosas que creo que esta investigación nos señala para tratar de entender.

El primer don, o talento, es la visión mental: la capacidad de entrar en la mente de otras personas y aprender lo que tienen para ofrecer. Los bebés vienen con esta capacidad. Meltzoff, de la Universidad de Washington, se inclinó sobre una bebé de 43 minutos de edad. Le hizo una mueca con la lengua y la bebé hizo lo mismo con su lengua. Los bebés nacen para compenetrarse con la mente de la mamá y para descargar lo que encuentran; sus modelos de cómo entender la realidad. En Estados Unidos el 55% de los bebés tienen una conversación bidireccional con la mamá y aprenden modelos de cómo relacionarse con otras personas. Y esas personas que tienen modelos de cómo relacionarse tienen una ventaja enorme en la vida. Científicos en la Universidad de Minnesota realizaron un estudio en el que podían predecir con una precisión del 77%, a los 18 meses de edad, quiénes iban a terminar la secundaria a partir de quiénes tenían buen apego con la mamá. El 20% de los niños no tiene esas relaciones. Tienen lo que llamamos apego evitativo. Tienen problemas para relacionarse con otras personas. Van por la vida como veleros a la deriva que quieren acercarse a la gente pero no tienen los modelos para hacerlo. Por eso esta es una habilidad como tomar conocimientos unos de otros.

La segunda habilidad es el aplomo equitativo. La capacidad de tener la serenidad para leer los sesgos y errores de la propia mente. Por ejemplo: somos máquinas de confianza excesiva. El 95% de nuestros profesores informa que están por encima del promedio. El 96% de los universitarios dicen tener habilidades sociales mayor a la media. La revista Time pregunta a los estadounidenses: "¿Estás en el 1% de los asalariados de mayores ingresos?" El 19% de los estadounidenses está en el 1% de los asalariados de mayores ingresos. (Risas) Este es un rasgo vinculado al género, por cierto. Los hombres se ahogan 2 veces más que las mujeres porque piensan que pueden cruzar ese lago a nado. Pero algunas personas tienen la capacidad y la conciencia de ver sus prejuicios, sus excesos de confianza. Tienen modestia epistemológica. Tienen actitud abierta frente a la ambigüedad. Pueden ajustar la fuerza de las conclusiones a la fuerza de sus evidencias. Son curiosos. Y estos rasgos a menudo son independientes y no guardan relación con el CI.

El tercer rasgo es el «medes», lo que llamaríamos sabiduría de la calle; es una palabra griega. Es una sensibilidad al entorno físico, la capacidad de detectar patrones en un entorno, de captar la esencia. Uno de mis colegas del Times escribió una gran historia de soldados en Irak que al mirar una calle podían detectar de algún modo si había un artefacto explosivo, una mina terrestre, en la calle. No podían decir cómo lo sabían pero podían sentir frío, sentían una frialdad, y casi siempre tenían razón. El tercero es lo que podríamos llamar «empatía» la capacidad de trabajar en grupo. Y eso resulta en extremo útil porque los grupos son más inteligentes que los individuos y los grupos cara a cara son mucho más inteligentes que los grupos que se comunican electrónicamente porque el 90% de la comunicación es no verbal. Y la efectividad de un grupo no está determinada por el CI del grupo está determinada por su comunicación, por la frecuencia con que se alternan en la conversación.

Luego se podría hablar de un rasgo como la «mezcla». Cualquier niño dice: "Soy un tigre" y finge ser un tigre. Parece algo elemental pero, de hecho, es extraordinariamente complicado tomar un concepto como "yo" y otro como "tigre" y mezclar ambas cosas. Pero esta es la fuente de la innovación. Lo que hizo Picasso, por ejemplo, fue tomar el concepto de arte occidental y el concepto de máscara africana y fusionarlos -no sólo la geometría sino los sistemas morales que conllevan. Y estas habilidades, de nuevo, no se pueden contar ni medir.

Y lo último que voy a mencionar es algo que podría denominarse «limerencia». Y esto no es una capacidad, es una guía y una motivación. La mente consciente tiene hambre de éxito y prestigio. La mente inconsciente tiene hambre de momentos de trascendencia, cuando la dimensión craneal desaparece y nos perdemos en un desafío o en una tarea, cuando un artesano se funde con su oficio, cuando un naturalista se siente uno con la Naturaleza, cuando el creyente se siente uno con el amor de Dios. Eso es lo que ansía la mente inconsciente. Y muchos de nosotros sentimos el amor cuando los amantes se funden mutuamente.

Y una de las descripciones más preciosas que he encontrado en esta investigación de la compenetración mental fue escrita por un gran teórico y científico llamado Douglas Hofstadter de la Universidad de Indiana. Él se casó con una mujer llamada Carol y ellos tenían una relación maravillosa. Cuando sus hijos tenían 5 y 2 años Carol tuvo un derrame y un tumor cerebral y murió repentinamente. Y Hofstadter escribió un libro titulado "Soy un ciclo extraño". En el transcurso del libro describe un momento -meses después de la muerte de Carol- en que se encuentra con su foto en la repisa de la chimenea o en una oficina en su habitación.

Y esto es lo que escribió: "Miré su cara, y miré tan profundamente que sentí que estaba detrás de sus ojos. Y de pronto me encontré diciendo, entre lágrimas, 'Ese soy yo. Ese soy yo.' Y esas simples palabras me trajeron muchos pensamientos que había tenido antes sobre la fusión de nuestras almas en una entidad de nivel superior, sobre el hecho de que en el centro de nuestras almas yacen esperanzas y sueños idénticos para nuestros hijos, sobre la noción de que esas esperanzas no fueran esperanzas separadas o distintas sino que fueran una sola esperanza algo claro que nos defina a los dos, que nos suelde en una unidad; el tipo de unidad que imaginaba apenas vagamente antes de casarme y tener hijos. Me di cuenta de que, a pesar de que Carol había muerto, esa parte central de ella no había muerto en absoluto sino que vivía muy decididamente en mi cerebro".

Los griegos dicen que sufrimos nuestro camino a la sabiduría. A través de su sufrimiento Hofstadter entendió lo profundamente compenetrados que estamos. Con los fracasos políticos de los últimos 30 años hemos llegado a reconocer, creo, lo superficial que ha sido nuestra visión de la naturaleza humana. Y ahora cuando enfrentamos esa superficialidad y los fracasos derivados de nuestra incapacidad de llegar a la profundidad de quiénes somos viene esta revolución en la conciencia -estas personas en tantos campos que exploran la profundidad de nuestra naturaleza y salen con este nuevo humanismo encantado. Y cuando Freud descubrió su sentido de lo inconsciente, tuvo un efecto enorme en el clima de su tiempo. Ahora estamos descubriendo una visión más precisa del inconsciente; de lo que somos en el interior. Y va a tener un efecto maravilloso, profundo y humanizante en nuestra cultura.

Gracias.

(Aplausos)

24 jun. 2011

Abrazando la danza entre el cuerpo y el espíritu

La Piedra

Abrazando la danza entre el cuerpo y el espíritu






Jeshua canalizado por Pamela Kribbe

2011 – www.jeshua.net

Traducido del inglés por Sandra Gusella


Mis queridos amigos,

Yo Soy Jeshua. Los saludos a todos ustedes. Todos ustedes son seres de luz. Han venido a la Tierra a esparcir vuestra luz. Al hacer esto encuentran resistencia. Son confrontados con la oscuridad. ¿De qué se trata realmente este juego entre la luz y la oscuridad? ¿Cuál es el propósito de la resistencia y de la oscuridad que han estado experimentando?

Estar en la luz significa estar en un estado de conciencia en el cual ustedes se dan cuenta de vuestra unidad con todo lo que es. Si están en la Luz, si son la Luz, se sienten completamente libres e infinitos. Saben que son parte de una totalidad mayor y sienten que son profundamente abrigados dentro de esta red infinita de conciencia viva. La Luz es vuestra conexión al Uno.

La Luz por naturaleza no tiene forma. No es dependiente de ninguna forma material. Es libre de las restricciones del tiempo y del espacio. Ustedes no son la forma material que vuestra conciencia habita en este momento. Ustedes no son vuestro cuerpo, no son la carne y los huesos de los cuales está hecho vuestro cuerpo, no son el género ni las características que pertenecen a vuestra personalidad actual. Ellos son parte de ustedes, pero ustedes son mucho más. Son su origen, el creador divino.

Vuestra alma infinita ha habitado en muchas formas de vida diferentes y ha experimentado un gran número de vidas a través del universo. Estas experiencias los han enriquecido de maneras que ustedes aún no reconocen. Vuestro a veces arduo viaje a través de la encarnación es nada menos que el modo en que Dios se expande a sí mismo. Vuestro viaje a través de la forma es significativo porque permite que toda la creación se expanda y prolifere de maneras nuevas y enriquecedoras.

Yo sé que a veces ustedes no lo sienten así. Ustedes pueden llegar a abrumarse por la falta de luz y conexión en la Tierra. Yo lo sé. Estoy aquí para encender una chispa de remembranza en vuestra alma. Si ustedes recuerdan quiénes son realmente, se dan cuenta de que vuestro centro divino aún está entero e intacto a pesar de todo por lo que han pasado. Sentir vuestra totalidad puede darles una sensación de alivio o incluso un sentimiento de éxtasis. Aquí es cuando ustedes saben que están dando con la verdad. Ustedes recuerdan la verdad de quiénes son: un alma divina con infinitas posibilidades. Estoy aquí para recordarles quiénes son y para inspirarlos a traer esa conciencia a vuestra vida diaria.

No hay una verdadera brecha entre el ustedes humano y el ustedes divino. Vuestro ser divino no está en algún otro lugar. Para empezar no está ubicado en el tiempo y en el espacio. Si ustedes quieren conectarse a él ahora mismo, pueden hacerlo dando un paso atrás por un momento en asuntos que abruman vuestra mente y emociones. Imaginen que vuestra conciencia se vuelve más grande, apartándose de estos asuntos y entrando a un espacio de conciencia abierta. Dentro de este espacio no hay necesitar o querer, sólo hay ser. Puede parecer como si esto no fuera a ayudarlos a resolver ningún problema en vuestra vida, pero yo los estoy invitando a simplemente intentarlo. ¿Pueden cambiar vuestra conciencia y tan solo observarse de un modo tranquilo y despreocupado? ¿Pueden estar con ustedes mismos sin juzgarse o interferir? Ustedes encontrarán que al hacer esto se vuelven calmos y más relajados. Si vuestras emociones, pensamientos o sensaciones físicas los arrastran afuera de este espacio calmo, no se preocupen. Déjenlo ser. Observen qué sucede. En algún momento descubrirán que entrar en este espacio de conciencia silenciosa es una herramienta poderosa para recordar quiénes son.

Esta herramienta siempre está disponible para ustedes. Ustedes pueden permanecer en contacto con vuestra totalidad, con el espacio de libertad interior, por medio de mantener siempre cierta distancia de las cosas que los perturban, o aún de aquellas que los excitan de un modo positivo. Manteniendo cierta distancia ustedes conservan la conciencia viva de que estas cosas nunca los definen totalmente, aunque en verdad son importantes en vuestra vida. Ustedes son más que las emociones y los sucesos que transpiran en vuestra vida. Dentro de ustedes hay una presencia que silenciosamente pero aún así intensamente observa ir y venir todos estos sucesos y experiencias. Esta presencia es indestructible. Es la fuente de la vida misma.

En vuestra vida en la Tierra ustedes eligieron conectar temporalmente vuestra conciencia con el cuerpo, una forma. Hay una razón para esta elección. El cuerpo es muy precioso. Es una admirable proeza el hecho de que ustedes puedan enfocar vuestra conciencia de tal manera que los identifica parcialmente con un cuerpo, con la persona que son ahora, hombre o mujer, con todos los talentos y características que les pertenecen. Sin embargo, por favor no cometan el error de creer que son este paquete de características. Ustedes son la conciencia que los experimenta. Este conocimiento puede ponerlos en libertad.

El ustedes divino, vuestro ser despojado hasta el núcleo, es como un amplio espacio abierto, vacío y aún así lleno de vitalidad y potencial. Ésta es la parte de ustedes que es Dios. Éste es el Hogar. Si ustedes se conectan a esta parte vuestra sienten alivio, alegría y libertad. Se sienten a salvo. Estar en la oscuridad significa que se sienten separados de su centro, de su conexión con la totalidad. Se sienten disipados del amplio espacio interior que por sí sólo puede traerles la paz y la alegría que están buscando. Todo el sufrimiento se origina desde esta sensación de desconexión. Es el dolor más severo que vuestra alma puede experimentar.

Comprender el propósito de la oscuridad

¿Por qué las almas siempre eligen experimentar la separación? En el momento en que ustedes eligen encarnar y vivir dentro de una forma material vuestra luz queda limitada y restringida. Vuestra conciencia se reduce y ustedes pierden vuestro sentido de infinitud. Ustedes tienden a perder la conexión con el ustedes real, el que es amorfo, libre e ilimitado. Especialmente para las almas jóvenes, quienes están en la etapa inicial de su viaje de encarnación, es fácil olvidar e identificarse con la forma que ellos habitan. Es un signo de madurez cuando un alma es capaz de habitar totalmente un cuerpo humano y al mismo tiempo comprende que no es el cuerpo sino aquél que lo experimenta y le da vida. A medida que el alma evoluciona nace la conciencia de que hay algo trascendiendo el cuerpo, la forma material enfocada en el tiempo y en el espacio. El alma madura se abre a la dimensión de lo amorfo y comienza a reconocer que su propia esencia reside ahí. Al hacer esto el alma evolucionada será capaz de traer la conciencia de unidad dentro del reino de la forma material.

¿Por qué un alma elegiría aventurarse en el viaje de la encarnación? ¿Por qué ustedes eligieron estar confinados por la forma material, por el ciclo del nacimiento y de la muerte y todo lo que viene con eso? ¿No habría sido mucho más feliz haberse quedado todo el tiempo en un estado de unidad infinita? Háganse esta pregunta. Algunos de ustedes podrían decir ahora mismo que si fuera posible no volverían a encarnar otra vez. Ustedes me dirían que la vida en la Tierra es demasiado dura, demasiado oscura y que añoran terriblemente ir al Hogar y quedarse ahí por siempre. Sin embargo, yo les estoy diciendo que vuestra alma eligió experimentar esta vida que están viviendo en la Tierra al igual que eligieron experimentar todas las vidas que vivieron en la Tierra. Hay una parte de vuestra alma que ama danzar con la materia, y yo les estoy diciendo que ésta es la parte más divina, sagrada y creativa de ustedes.

Dios desea traer luz dentro de la forma material. El Espíritu (a quien uso como sinónimo de Dios) creó la materia para que la Luz tome forma y sea experimentada por ella misma. La creación de la materia puso en juego la danza de la conciencia y de la materia: la danza del cuerpo y del espíritu. La interacción entre el cuerpo y el espíritu es la manera de Dios de crear. Ustedes – como un espíritu habitando un cuerpo – son el despliegue de la creación de Dios. A medida que vuestra alma va evolucionando y madurando, va adquiriendo la capacidad de sostener la luz del Espíritu y de expresarla a través de un cuerpo. El arte de vivir en un cuerpo es manifestar la libertad del Espíritu dentro de la dimensión material. Cualquier cosa en la dimensión material que es iluminada desde adentro por la conciencia del Espíritu irradia belleza y vitalidad y agrega algo importante a la vida. La luz encarnada es la luz más preciosa que existe. Al encarnar vuestra luz del alma en la Tierra, en la forma material, ustedes están expandiendo la creación de Dios. Ustedes están creando algo nuevo y contribuyendo en algo a la totalidad que no habría existido sin su presencia única.

La abundancia de formas de vida que existen en la Tierra, en los reinos animal, vegetal y mineral, reflejan el deseo del Espíritu de manifestarse de diversas maneras. La belleza y variedad de la vida en la Tierra ha evolucionado a partir de la danza entre la materia y el espíritu, entre la conciencia y la forma. Dios anhela expresarse en diferentes formas, porque enriquece la creación y porque permite a todos los seres experimentar la belleza, la alegría y la aventura en sus ciclos de vida. Todos los seres son chispas del Espíritu. Viajar a través de diferentes formas y conocer la vida desde muchas perspectivas diferentes trae profundidad y sabiduría a vuestra alma. Incluso la experiencia de la separación, de la oscuridad, puede ayudar a enriquecer la creación.

Ustedes son Dios. Ustedes alguna vez hicieron la elección de descender dentro de la materia y hacer brillar vuestra luz mientras habitaban una forma limitada. Esto no es algún castigo que tengan que soportar. Es el resultado de una elección sagrada que hicieron como parte de Dios. Ustedes realmente son un Creador. Más allá de la resistencia que puedan sentir ahora mismo hacia su vida en la Tierra, hay un profundo y constante deseo en vuestra alma de traer luz a la realidad densa de la Tierra. Hacer brillar vuestra luz sobre las partes oscuras de la realidad terrestre, adentro y afuera, es verdaderamente vuestro llamado del alma. Si ustedes hacen esto experimentan una especie de satisfacción que toca vuestro corazón más profundamente que cualquier otra cosa. Incluso la visión de estar ahí arriba en el cielo en eterna dicha y paz palidece en comparación. Esto es porque está en vuestra naturaleza como un ser divino danzar entre el cuerpo y el espíritu. Es esta danza que constituye la esencia de la creatividad. Ustedes, quienes por momentos se sienten desanimados por vivir en un cuerpo humano en la Tierra, sentirán alegría otra vez no por abandonar la danza por completo, sino por saber cómo traer vuestra luz a la oscuridad.

La oscuridad y la densidad son parte de la vida en la Tierra. Cuando ustedes experimentan la oscuridad o la densidad en vuestra vida sienten que la energía es pesada, lenta y atascada. Ustedes sienten una falta de movimiento, de libertad y de fluidez. Siempre que haya este tipo de densidad, habrá pensamientos o emociones negativos, lo cual revela un sentido de desconexión y de separación. Ya dije antes que sentirse desconectado del Espíritu, lo cual significa sentirse separado de vuestra propia esencia, es el dolor más severo que un alma puede experimentar. ¿Cómo remedian ustedes esta sensación de separación, lo cual los hace sentirse emocionalmente heridos y dudosos del significado de la vida?

Llevar vuestra luz dentro de la oscuridad

Hoy los invito a encontrarse con la parte más densa dentro de ustedes y a darle la bienvenida con un corazón abierto. En la vida cotidiana ustedes experimentan vuestras partes más densas en áreas de la vida en las cuales vuestra energía difícilmente fluye. Esto puede ser en el trabajo, en las relaciones, en la salud o en cualquier otro aspecto de vuestra vida. En esta área es más difícil para ustedes aceptarse a ustedes mismos o lo que la vida tenga para ofrecerles. Experimentan ese aspecto de la vida como una carga, como algo que no debería haber existido. Ustedes se sienten bloqueados, estancados y yo los invito a visualizar esta densidad como una piedra que ustedes acarrean, así como el proverbial “peso agobiador alrededor del cuello”.

Ustedes pueden sentir que la densidad que experimentan es debido a circunstancias externas. Pueden sentir que ha sido causada por el rechazo, la traición o la violencia de otras personas. O podrían decir: yo no concuerdo con la vida en un lugar que es tan oscuro y denso como lo es la Tierra. Es comprensible que esa parte de ustedes reaccione de esa manera. Es la parte de ustedes perpleja y sobresaltada que se ha olvidado del verdadero poder dentro de su ser. Es un niño interior traumatizado hablándoles a través de estos pensamientos negativos. Este niño se siente una víctima, se siente abandonado y desconectado. Yo los invito a reconocer la parte más sabia y luminosa de ustedes, cuyo único propósito es traer a aquél niño al hogar. Tienen que hacer una elección. ¿Se identifican con el niño interior traumatizado, o con la parte brillante y entera de ustedes que es capaz de sanar al niño?

El origen de vuestro sufrimiento no yace en la densidad u oscuridad de la realidad externa. Está en vuestra sentida incapacidad de elevarse sobre las partes más densas dentro de ustedes y de abrazarlas con vuestra luz y verdadero resplandor. Sintiéndose victimizados por la parte densa, ustedes se resisten a ella y quieren librarse de ella. Echar afuera una parte de ustedes los hace sentirse desgarrados por dentro. Vuestra alma no estará en paz hasta que el niño perdido haya vuelto al hogar.

Imaginen que ustedes están acarreando una piedra alrededor del cuello. Echen una mirada y vean cuán pesada o grande es la piedra. Dejen libre vuestra imaginación. La piedra contiene todas las emociones con las que tienen dificultades y todos sus pensamientos negativos acerca de vivir en la Tierra, tales como “Yo no soy bienvenido”, “la gente no me comprende”, y así. La piedra acarrea vuestro miedo así también como vuestra resistencia a la vida. Simboliza lo que se ha quedado atascado y bloqueado dentro de ustedes. Por lo tanto, la piedra también señala vuestra misión en la vida. Es vuestra misión del alma traer luz a las partes más densas de vuestro ser.

Es vuestro propósito de vida hacer brillar luz sobre las partes endurecidas y petrificadas de ustedes. Esparcir luz en la Tierra es primero y principal llegar a la oscuridad interior. Tan pronto como ustedes abracen este viaje interior, vuestra luz automáticamente irradiará afuera hacia los demás y los inspirará a hacer lo mismo. Ustedes no tienen que enfocarse en lo que necesita ser remediado en el mundo. Enfóquense en vuestra propia piedra. ¿Ven una imagen de ella? ¿Qué colores tiene? ¿Cómo se siente cuando la levantan? Díganle hola a la piedra y sosténganla con cariño. Permitan que vuestra conciencia fluya dentro de la piedra y sientan la energía dentro de ella. ¿Sienten ira, angustia, o miedo? Dejen que la piedra les cuente su historia.

Recuérden que ustedes, quienes están sosteniendo la piedra, son un ser de luz viva. Son totales y enteros, sostenidos con seguridad por los brazos de Dios. Ahora observen qué le sucede a la piedra tan sólo al sostenerla y poner vuestra atención en ella de un modo abierto y acogedor. Se transformará. Mientras se conecten a ella desde su centro divino, rodeándola con aceptación y serena comprensión, ustedes la riegan con chispas de luz. La piedra es encendida por dentro. Vuestra conciencia lleva vida y movimiento dentro de la piedra. Ya no es más fría y pesada. Gradualmente se transforma en una piedra preciosa. La estructura de la piedra ha cambiado debido a vuestra atención amorosa. Echen una buena mirada y vean qué color y forma toma.

Ahora pregúntenle a la piedra: “¿Cuál es tu regalo para mí?” ¿Qué clase de cualidad sienten que está presenta en la piedra? Siéntanla desde adentro. ¿Es compasión, es paciencia, es la habilidad de rendirse y confiar? ¿Es tranquilidad, es coraje o es alegría? Reciban el regalo. Al principio esta piedra contenía una energía oscura y estancada. Luego de que la abrazaron con el calmo poder de vuestra verdadera naturaleza se transformó en un tesoro. No será simplemente neutralizada; será transformada en una piedra preciosa, reflejando vuestra belleza interior y sabiduría. Lo que en un comienzo era un peso agobiante alrededor del cuello se ha vuelto una joya preciosa. Levanten la piedra y vean cómo resplandece y brilla en una forma y color que refleja vuestra energía única. Dejen que la piedra preciosa entre a vuestro cuerpo y vean a dónde va naturalmente. ¿A qué parte de vuestro cuerpo la piedra va espontáneamente? ¿Qué efecto tiene en ustedes? Tendrá un efecto sanador en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu.

La vida continuamente los invita a volcarse hacia vuestras partes densas, oscuras y estancadas. La danza entre el cuerpo y el espíritu es como una danza entre la luz y la oscuridad. Tan pronto como ustedes reconocen vuestra verdadera naturaleza, la danza va dejando de ser una lucha. Se vuelve una dicha. En cuanto se vuelven conscientes del poder transformador del ustedes divino e invitan a la oscuridad a salir a la superficie, la danza de la luz y de la oscuridad da origen a joyas preciosas que muestran cómo la luz puede viajar dentro de las partes más densas de la realidad. La joya es el resultado de la integración de la conciencia en la materia, el fruto de la danza entre el cuerpo y el espíritu. La vida los invita a ejecutar esta danza una y otra vez. Siempre que sientan negatividad u oscuridad en vuestra vida, por favor no juzguen. Lleven la piedra a vuestra imaginación. Acójanla y conéctenla a la parte de ustedes que aún no está iluminada por vuestra conciencia divina. Cuiden la piedra. Vuestra atención amorosa es la clave para encender la piedra desde adentro. Al hacer brillar vuestra luz sobre las partes densas y oscuras en vuestro interior, ustedes abrazan la danza de la creación y Dios nace en la Tierra a través de ustedes.

© Pamela Kribbe 2011

www.jeshua.net

Sitio en español:

www.jeshua.net/esp


23 jun. 2011

Cómo Vencer el “No Consigo Ponerme a Estudiar”

http://www.elartedelamemoria.org/2010/06/16/como-vencer-el-no-consigo-ponerme-a-estudiar/


Cómo Vencer el “No Consigo Ponerme a Estudiar”

Cuando estaba en mis primeros años de Universidad, mi actitud era todo lo contrario a lo que necesitaba para estudiar y aprobar. Así me ocurría. Suspendía casi todo. Por ejemplo, recuerdo aquélla época en la que llegaba muy pronto. Solía ser uno de los primeros y encender las luces del aula. ¿Qué hacía yo?

  • ¿Leer por encima el libro que seguía el profesor para ver qué iba a explicar hoy? No
  • ¿Repasar lo del día anterior? No, ni siquiera tenía apuntes de ello
  • ¿Planificar el estudio para el resto del día? No
  • ¿Coger sitio en las filas del principio para estar más cerca de la profesora y escuchar todo lo que decía? No
  • ¿Leer alguna revista relacionada con lo que estaba estudiando? No

¿Qué hacía en lugar de todo eso? Me ponía a leer el periódico del día. Y, ¿por dónde empezaba? Por supuesto, por la sección de Deportes. Como puedes comprobar, yo me tomaba muy en serio esto de estudiar.

Algunas veces, hablando sobre las notas, los exámenes y quedar en grupo para estudiar en la biblioteca, yo siempre ponía la misa excusa para que no contasen conmigo:

  • “es que yo no consigo ponerme a estudiar”,
  • “lo intento, pero es superior a mis fuerzas”,
  • “alguna vez me pongo delante de los libros pero siempre encuentro algo mejor que hacer”,
  • “ya lo haré más adelante”,
  • “me cuesta mucho concentrarme”,
  • “eso es muy aburrido”,
  • “estudiar no me motiva”

Escuchándome ahora decir las frases de arriba, me doy cuenta de lo equivocado que estaba. Nadie ni nada me obligaba a no estudiar de la misma manera que nadie ni nada me obligaba a estudiar. Yo mismo era quien decidía no abrir un solo libro. Tardé un tiempo en cambiar esta forma de pensar y actuar. Lo útil que hubiese sido haber leído en alguno de esos periódicos lo que viene a continuación, en lugar de acabar descubriéndolo con el paso del tiempo :

Cuando evitas estudiar, eres únicamente tú quien decide no hacerlo. Por supuesto que hay causas mayores, sobre las que no tienes control, que te lo van a impedir en momentos puntuales. Pero la decisión y el poder últimos son exclusivamente tuyos. Si te ves en una situación parecida, hazte las siguientes poderosas preguntas:

  • ¿Qué gano yo con no estudiar?,
  • ¿Por qué evito estudiar?, ¿eludir responsabilidades?, ¿no tomar el control de las situaciones, de mi vida?
  • ¿Cuál es la razón por la que no estudio?, ¿busco atención, aislamiento, notoriedad?
  • ¿Estoy actuando siguiendo un patrón antiguo que se instaló en mí hace mucho tiempo (quizás cuando era niño) y que ya podría no servirme?, procrastinación (dejar las cosas para después) ¿por ejemplo?
  • ¿Estoy imitando este comportamiento cogido de alguna persona con mucha influencia sobre mí?, ¿alguna amiga?, ¿algún amigo?, ¿padre, madre?, …
  • ¿Qué hay dentro de mí para que no estudie?, ¿odio, rencor, culpa, resentimiento?, ¿hacia quién?, ¿hacia ti mism@?, ¿por qué?

Foto: Flickr

Artículos relacionados: