RUMI

Cada árbol y cada planta del prado
parece estar danzando;
aquéllos con ojos comunes
sólo los verán fijos e inmóviles.

26/10/2010

Cómo manejar las situaciones inesperadas que amenazan el camino hacia tus metas

Cómo manejar las situaciones inesperadas que amenazan el camino hacia tus metas

Por Ana Cecilia Vera

Resumen: A pesar de que podemos tener en claro cuáles son nuestros sueños y hemos planificado una ruta de objetivos y metas para alcanzarlos, puede que en el camino nos toque enfrentar con ciertas situaciones difíciles e inesperadas que amenazan con desmotivarnos y parar nuestra marcha. Si quieres aprender cómo manejar estos retos inesperados para evitar el horrible sentimiento de frustración y fracaso, no te pierdas este artículo.


Enfrentarte con situaciones que te sorprenden para “mal”, esas que amenazan con “sacarte” de la ruta trazada hacia lo que quieres puede convertirse en algo muy difícil de manejar. Mantenerte en la zona de preocupación, centrarte en los problemas en lugar de orientarte en su solución, generará en tu ser sentimientos de víctima por estar haciendo foco en cualquier cuestión externa a quienes echas culpas, lo que complicará cualquier acción que emprendas. Todo se teñirá de una visión reactiva; serás un simple espectador de lo que está aconteciendo lo que hará crecer en ti los sentimientos de frustración y fracaso por mucho tiempo sin poder salir airosamente de esa adversidad.

Por el contrario, si eliges enfrentar esas situaciones inesperadas desde una posición protagonista y proactiva, si amplías cada vez más tu zona de influencia, si buscas alternativas para involucrarte en esa situación, convertirás cualquier aparente problema en una oportunidad para crecer y aprender, y quién te dice que puedas sorprenderte maravillosamente de lo que surja.

Sigue estas estrategias cada vez que algún reto difícil e inesperado amenace con parar tu marcha en la ruta hacia tus sueños...

  1. Busca un un espacio y tiempo para observarte y observar tu realidad en tranquilidad. Busca centrar tu atención en tu respiración, cierra los ojos y observa cuáles son los pensamientos que estás teniendo sobre esa situación, observa cuál es la corporalidad en la que te encuentras y también observa tus emociones. Anota todo esto que estés percibiendo para analizarlo luego. Aquieta tu mente y relájate para poder tomar las mejores decisiones y acciones. Mente angustiada, desesperada, abrumada por emociones dolientes no puede tomar buenas decisiones.

  2. Toma contacto con tu ser interior, con el Universo, Dios o energía en quien creas, toma contacto con tus valores. ¿Qué me indican que haga? ¿Cuál es el mensaje que tienen para decirme en esta situación? Hazle caso a tu intuición y a tu corazón. Nunca falla.

  3. Convierte ese inconveniente inesperado en un quiebre, en una oportunidad, involúcrate en su solución. ¿Qué es lo que necesitas aprender de esta situación para dejarla ir? ¿De qué necesitas hacerte cargo? ¿Qué necesitas cambiar? Ajusta lo que haga falta en tus planes para recobrar la estabilidad y continuar tu camino. Anota todas estas ideas para que puedas verlas con claridad antes de tomar una decisión y acción. ¡No decaigas, tú puedes seguir!

  4. Conéctate con tus dones, capacidades y logros. Si no los has reconocido en tu ser, ¿qué esperas? Tienes que saber cuáles son tus partes positivas para poder ponerlas en acción y así resolver cualquier problema cada vez que lo necesites. Reconoce tus dones, esos talentos que fluyen de tu ser y te resulta muy fácil desarrollarlos. Reconoce tus habilidades, todo lo que sabes hacer y has aprendido hasta hoy. Reconocer logros del pasado también te servirá para preguntarte: ¿Qué hice en aquel momento para resolver tal situación? ¿Desde qué posición actué? Anota todas estas observaciones.

  5. Haz oídos sordos del discurso negativo de la sociedad, de la sopa cultural y el entorno que dice que el cambio no es posible y las cosas están difíciles. Ojo con esos comentarios desmotivadores, ojo con el "qué-dirán" esa gente que puede tirar abajo tus ideas y tus ilusiones. Cuida tu ser, ten cuidado a quien cuentas tus cosas. Cuídate, no entregues tu poder personal a cualquiera. Rodéate de gente positiva, que busque soluciones, que sea protagonista, que esté parada en resultados. Busca relacionarte con este grupo de personas porque es el que vaa ayudarte en cualquier problema que tengas.

  6. ¡Acciona! Haz algo ya, no te quedes ahí parado. Si surgen obstáculos en el camino, pregúntate… ¿Cómo puedo seguir? ¿Cómo puedo superarlo? ¿Qué necesito aprender?

Y estas son las 6 estrategias que te recomiendo para enfrentar cualquier situación adversa que se te presente de repente y amenace con paralizarte. Recuerda que tú puedes ser el resultado de lo que te pasa o ser el ORIGEN DE TUS RESULTADOS. Si eliges la segunda opción ya sabes lo que tienes que hacer.

El estar mejor y encontrar soluciones a los problemas de la vida reside ante todo en tu interior. Encuéntrate con esa sabiduría y ponla en acción.

Ana Cecilia Vera asiste a personas, líderes y profesionales en el proceso de cambio que buscan para decirle SI a sus sueños y emprenderlos desde una transformación interior. Si quieres crear nuevas posibilidades en tu vida, disfrutarla al máximo con éxito y felicidad, visita http://www.anaceciliavera.com.ar y suscríbete al boletín para disfrutar de más tips y estrategias GRATIS y recibir en tu e-mail un reporte especial Gratuito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada